Beneficios del agua para mamas y bebes

El agua es la fuente y uno de los elementos fundamentales para la vida. Los beneficios de estar en el agua han sido reconocidos durante siglos en muchas culturas del mundo y recientemente ha habido un incremento en la conciencia de los beneficios curativos del agua,  incluidos durante los procesos de embarazo, parto y posparto, tanto para la mamá como para el bebé. Estar en el agua durante el embarazo ayuda a las mujeres a experimentar una sensación de ingravidez. Es maravillosamente calmante para aquellas que acaban de dar a luz. Incluso los bebés pueden beneficiarse de estar en el agua experimentando una total libertad de movimiento.

“Muchas mujeres desarrollan una mayor capacidad para redescubrir aspectos olvidados de la naturaleza humana. A través de su fuerte atracción por el agua, muchas mujeres embarazadas y parturientas nos dicen que el Homo sapiens es un primate más acuático de lo que se suele creer”.

Michel Odent, ginecologo reconocido a nivel mundial

Baños de agua caliente

Los baños durante el embarazo pueden aliviar los músculos adoloridos y promover la relajación. Los médicos suelen recomendarlos siempre que el agua no esté demasiado caliente para que no tenga efectos negativos sobre bebé. Lo ideal es que la temperatura corporal se mantenga por debajo de los 39 °C.  Además de la bañera, sumergirse en un jacuzzi espacioso puede ser una gran oportunidad para relajarse con una pareja o amigos. Dado que los jacuzzis suelen tener una temperatura 40 °C, consulte primero con su médico y déjelos en remojo solo por un tiempo limitado.

Photo Credit: Rushes and Waves Photography

Durante el trabajo de parto En nuestra cultura moderna, ha habido un descubrimiento renovado de nuestra afinidad ancestral de estar en el agua durante el parto. El Congreso Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos señala que las mujeres que se relajan en una bañera de agua caliente o en una piscina poco profunda durante el parto temprano tienden a usar menos analgesia epidural que aquellas que no lo hacen

Las mujeres que se sumergen en agua durante el trabajo de parto tienden a tener un parto más corto. Aunque estar en el agua durante el trabajo de parto no elimina el dolor, ayuda a cambiar la percepción del mismo. También permite a las madres conectarse con sus ritmos internos. Estar en el agua durante el parto también aporta ventajas para el bebé. Experimentan una transición más suave a medida que se desenrollan del espacio confinado del útero a la inmensidad del agua.

Después del nacimiento, las mamás pueden reintroducir a su bebé en el agua en cualquier momento una vez que cicatrice la herida umbilical. Un baño casero diario en una tina bañerita o en la misma bañera permite una mayor libertad de movimiento ofreciendo un momento de relajacion y conexión. Si las circunstancias no permiten un baño compartido, se recomienda utilizar una bañerita de bebé profunda para bebés sin asiento, sosteninedoles con nuestras manos de una forma muy suave. Esto le ayuda a recordar el útero mientras flota en este ambiente acogedor y cálido. Puede tomar un poco de práctica, pero los bebés pronto disfrutan de estar flotando, sintiendo la conexión y la libertad de movimiento que tanto necesitan. Y a medida que crecen disfrutan de los baños como pececitos.

 

Aqua Yoga

Francoise Barbira Freedman desarrolló Aqua Yoga para el embarazo adaptando las posturas clásicas de yoga al agua. Las posturas, los movimientos y las técnicas de Aqua Yoga pueden ayudar a que la pelvis se abra durante el embarazo. Esta práctica de estar en el agua durante el embarazo también fomenta la conciencia de la respiración, alivia los dolores y molestias y apoya la conexión con el bebé en crecimiento.
Todo esto ayuda en la preparación para el parto. Al igual que con el yoga tradicional, Aqua Yoga también puede amplificar una conexión entre las futuras mamás, compartiendo un momento único de sus vidas juntas y creando una sensación de tribu perdida en nuestra sociedad actual.
 
Después del nacimiento, los ejercicios de Aqua Yoga pueden ayudar a realinear y “cerrar” el cuerpo desde su apertura. Estar en el agua durante el posparto es excepcionalmente curativo para el perineo. También es un buen medio para tonificar los músculos del suelo pélvico y fortalecer los músculos de la espalda. La respiración sigue siendo un aspecto esencial del Aqua Yoga posparto.

Natación

Durante el embarazo, la natación puede ayudar a abrir la pelvis, estirar todo el cuerpo, alargar la columna vertebral, fortalecer el cuerpo y la espalda y expandir la capacidad respiratoria. El enfoque no está en la velocidad de natación, sino en el estiramiento relajado máximo, el uso completo de la respiración y el uso simétrico de las articulaciones y los músculos.
Tras el parto, los especialistas aconsejan esperar un tiempo antes de volver a hacer ejercicio, dependiendo además del tipo de parto y el proceso de recuperación. Por eso es recomendable pedir consejo a tu médico. En el caso de que no tengas ningún problema para empezar a nadar durante el postparto has de saber que la natación es una disciplina muy recomendada, ya que contribuye a la relajación, así como a la recuperación del cuerpo de la madre ya que el agua permite hacer ejercicio con menos impacto y mas eficiencia.
 
Es conocido que los/as niños/as que se inician en el agua a una edad temprana muestran un grado de independencia y confianza en sí mismos superior al normal a medida que crecen. Igor Tzarkovski, investigador, visionario y pionero de la natación para bebés, teorizó que debemos aprender a vivir en nuestro elemento de origen, el agua, para poder desarrollar todo nuestro potencial. A su vez, sugiere, esto abre nuevas perspectivas para los seres humanos.

 

Terapia Integral Acuática

La Terapia Integral Acuática (TIA) es una forma suave y efectiva de terapia corporal
y rehabilitación que se lleva a cabo en agua caliente. Combina elementos de la
manipulación de los tejidos blandos y del masaje, la movilización articular, la
terapia de puntos gatillo, los estiramientos, la liberación miofascial y posicional,
todo ello entrelazado dentro de una bonita secuencia de movimientos fluidos.

Terapia Integral Acuatica Embarazada
Debido a la ingravidez del entorno acuático, la TIA es una práctica de bienestar ideal durante el embarazo porque permite estiramientos y alargamientos seguros. En última instancia, esto puede mejorar la preparación fisica, emocional y  mental ademas de la confianza durante el  parto ya que como si estuviera en el útero, la madre se siente cálida, segura y serena

Un estudio suizo de 2015 que investigó el uso de Watsu durante el embarazo mostró la seguridad y los efectos positivos significativos de este tratamiento. Las participantes experimentaron menos dolor de espalda relacionado con el embarazo, mayor relajación de los músculos uterinos, una mejor sensación general de bienestar y una relación más profunda con su hijo por nacer.

Durante la recuperación posparto, la TIA puede ser igualmente beneficiosa para apoyar los numerosos ajustes de la maternidad. TIA fomenta estas entre otras cosas que contribuyen a la recuperacion despues del parto:

  • Relajación
  • Reducción de estrés
  • Alivio del dolor
  • Regulación hormonal
  • Reducir hinchazón
  • Dormir mejor
  • Mejora de la lactancia materna

 

La TIA puede ayudar a restaurar y reequilibrar el cuerpo y ayudar con la curación después del nacimiento.

¡Y no es solo para mamás! La TIA también ofrece un entorno seguro para que los bebés se muevan libremente y se relajen profundamente. Como hemos comentado anteriormente este tipoi de terapial holística afecta a todos los sistemas del cuerpo: piel, músculos, huesos, órganos internos y el sistema nervioso.

La TIA apoya las necesidades tanto fisicas como emocionales de tu hijo/a en crecimiento. Trata dolencias comunes al fortalecer el sistema inmunológico y estimula un crecimiento equilibrado y saludable.

“Muchas mujeres desarrollan una mayor capacidad para redescubrir aspectos olvidados de la naturaleza humana. A través de su fuerte atracción por el agua, muchas mujeres embarazadas y parturientas nos dicen que el Homo sapiens es un primate más acuático de lo que se suele creer”.

Michel Odent, ginecologo reconocido a nivel mundial
×